Mini tour por Bélgica y Holanda

Bélgica y Holanda en Autocaravana

Mini tour en Autocaravana por Bélgica y Holanda

Alquila una autocaravana para hacer un mini tour por Bélgica y Holanda. (Cortesía de Isabel, Rodrigo y Sergio)

Queremos agradecer a Isabel y a su familia, clientes de Fun Fun Caravans, por haber tenido el placer de compartir con nosotros su intenso y bucólico viaje por Bélgica y Holanda, alquilando nuestra autocaravana Itineo SB700.

Curiosidades, paisajes de exuberante belleza y vida cotidiana y cultural, son los ingredientes de este interesante diario de viaje de doce días.

Día 1: Bilbao – Poitiers
 

Detalles
Por fin llegó el tan ansiado día en el que se daba el pistoletazo de salida para iniciar nuestro circuito de vacaciones. Por la mañana recogimos la AC en Bilbao y comprobamos como a Noelia no se le escapa ni un detalle a la hora de garantizarte el confort durante tus días de ocio.

Previamente habíamos preparado una ruta, a modo de esquema, con la ayuda de las guías visuales El País –Aguilar.

Sin avanzar más en el relato nos vamos a presentar, somos Sergio el benjamín de la familia, mi marido Rodrigo y yo, Isabel.

Ahora sí podemos retomar el hilo. Nuestro primer objetivo era Bruselas y eso requería una cierta celeridad en atravesar Francia, así que cogimos la autopista con dirección a Paris. A última hora de la tarde estábamos en la zona de Poitiers, que habíamos visto un poco deprisa el verano anterior, así que decidimos parar en un área de servicio autorizado para autocaravanas y allí cenamos y dormimos. Pusimos una película en el DVD y yo no recuerdo más que los 10 primeros minutos. (Qué bien se duerme cuando estás de vacaciones).

Día 2: Poitiers – Bruselas
 

Detalles
A primera hora, tras las duchas y desayunos nos salimos de la autopista en dirección a Poitiers. Aparcamos en Rue du Jardin des Plantes (Latitud: 46.586369/Longitud:0.347851).En cuatro pasos ya estábamos junto a la iglesia de Notre-Dame-la-Grande que pese a su nombre no es una iglesia grande. Los tres pórticos de la fachada están profunda y ricamente esculpidos y en la arquería ciega superior encontramos las estatuas de los doce apóstoles junto con el primer obispo San Hilario. Luego seguimos hacia el Palacio de justicia y la Catedral de St-Pierre.

Durante el camino de regreso, encontramos una Boulangerie llena de diferentes tipos de pan y otras delicatessen francesas.

Catedral de Notre Dame

Catedral de Notre Dame

Día 3: Bruselas – Gante – Brujas
 

Detalles
A primera hora salimos para Bruselas. Al entrar en la ciudad vimos el imponente arco del Parc du Cinquantenaire,el barrio del Parlamento Europeo y el Parc Leopold. Continuamos hacia el centro, donde tuvimos mucha suerte y encontramos sitio en la avenida Louise, en un Parking de superficie sin limitación de altura. Es una zona comercial donde se encuentran las grandes firmas de moda, Dior, Armani, Louis Vuitton, etc… y muy cerca del Palais de Justice en la parte alta. Allí cogimos el ascensor de cristal y descendimos hasta la parte baja de la ciudad y de camino hacia La Grand Place pudimos ver Notre-Dame de la Chapelle. Luego buscamos el Mannekem Pis que esta vez iba vestido con la bandera de EEUU (creo que Obama había estado en Bruselas por esos días). Hicimos un montón de fotos al Ayuntamiento, La Maison du Roi, La Maison des Ducs de Brabant y Le Pigeon, entre otras. Luego, hacia La Bolsa y la Eglise St-Nicolas, Galeries St-Hubert. Allí hicimos una parada técnica y nos tomamos unos gofres con nata y fresas y unos bombones de Leónidas.

De regreso a la parte alta, paseamos por el Parc de Bruxelles con el Palais Royal al fondo. Tomamos unas cervezas en la Place du Grand Sablon con la iglesia de Notre-Dame du Sablon y la Place du Petit Sablon con sus bellas fuentes en el entorno. En las cercanías, la Catedral de St–Michel y de nuevo le Palais de Justice que sobresale en el horizonte de Bruselas y que ocupa una extensión superior a la basílica de San Pedro en Roma.

Había un gran despliegue de militares en Bruselas ya que estaban en alerta máxima por riesgo de atentados.
Luego ya en la autocaravana paramos en las cercanías del Atomium para hacer unas fotos. Fue construido para la exposición internacional de 1958 y está en el Boulevard du Centenaire. Es probablemente el símbolo que mejor identifica a la ciudad de Bruselas. Hay un restaurante en la esfera superior.

Atomium

Atomium
De nuevo en la autocaravana nos dirigimos hacia la ciudad flamenca de Gante, donde encontramos aparcamiento en un parking (N 51º02’42’’/E 3º42’12’’) y desde allí nos dirigimos a paso ligero, hacia la parte antigua hasta llegar a la calle Graslei, que da al río Leie en la zona donde estaba el puerto medieval. Presenta casas gremiales perfectamente conservadas. Luego nos dirigimos hacia el Standhuis (Ayuntamiento) y el Belfort o campanario de Gante que se alza 90 metros hasta el dragón que remata su aguja. Está situado entre el Ayuntamiento y St Baafskathedraal (Catedral) de estilo gótico.

El Belfort tiene un carrillón de 54 campanas cuya melodía tuvimos el placer de escuchar. En su interior hay un ascensor que te sube a 65 metros que ofrece una magnífica vista de la ciudad. También nos detuvimos en la iglesia de los mercaderes o St Niklaaskerk que está dedicada a su patrón San Nicolas. Para proseguir por los dos diques enfrentados de Graslei y Korenlei situados uno frente al otro. Cruzamos el puente de St Michielsbrug desde donde se captan una de las vistas más bonitas de Gante.

Luego nos desplazamos hasta Hert Gravensteen, un castillo de imponentes muros que antaño fue residencia de los duques de Flandes. También visitamos el Groot Vleeshuis (mercado de la carne) y que en la actualidad sirve para promocionar la cocina de Flandes con dos restaurantes, uno más económico y otro de delicatesen.

Gante

Gante
Desde aquí nos dirigimos a Brujas donde buscamos un área de parking de autocaravanas que está muy bien y dispone de todos los servicios en el centro de la ciudad, junto a un canal con un bonito paseo. Las coordenadas son: N 51º02’16’’ / E 3º46’05’’. El precio es de 25 Euros por 24 horas de estancia. Allí pasamos la noche e hicimos los correspondientes cambios de aguas y conexión eléctrica. Dimos un paseo junto al canal, cenamos y a dormir.

Día 4: Brujas – Amberes – Middelburg
 

Brujas
Brujas es uno de los destinos más populares de Bélgica. Es una ciudad medieval con calles sinuosas, canales pintorescos y bellos edificios muy bien conservados. Tuvo la suerte de escapar a las dos grandes guerras sin sufrir grandes daños. Pero el comercio de la ciudad quedó muy dañado a finales del S. XV, cuando el río Zwin se encenagó. Durante su época dorada, los cosmopolitas mercaderes europeos construyeron sus mansiones a orillas de los canales.

Comenzamos la visita por el Markt y Vlamingstraat, que es la antigua plaza del mercado que aún se celebra todos los sábados. Es un impresionante espacio abierto rodeado de edificios del S. XVII. Está presidido por el Belfort o campanario con una torre octogonal de 83 metros. Aquí se conserva la carta constitucional de Brujas.

En la actualidad, la plaza, está llena de terrazas y cafés.

Uno de los edificios que la flanquea es el Provinciaal Hof, sede de la administración occidental de Flandes.

Luego nos dirigimos hacia el Burg, bonita plaza adoquinada, que antaño fue el corazón político y religioso de Brujas. En ella destaca la fachada del magnífico Standhuis.

Desde aquí nos encaminamos a uno de los puntos de atraque de los cruceros fluviales y nos perdimos por el entramado de sus canales pudiendo admirar otra perspectiva de la ciudad.

Brujas estanque del amor

Brujas estanque del amor

Día 5: Kinderdijk – Rotterdam – Delft – La Haya – Scheveningen – Gouda
 

Detalles
Nos encontrábamos en la provincia de Zuid Holland y nuestro ruta del día se iniciaba en Kinderdijk con sus famosos diecinueve molinos que se emplearon, en otros tiempos, para drenar el Alblasserwaard en la confluencia de los ríos Noord y Lek. Fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Aparcamos en el parking de Kinderdijk que está a la entrada de los molinos, a la derecha y cuesta 9 euros la jornada sin posibilidad de pernocta, pero con 2 horas es más que suficiente para la visita (N 51º53’19’’/E 4º38’13’’).

Desde aquí partimos con dirección a Rotterdam, cruzamos el Erasmusbrug (Puente de Erasmo) y uno de los símbolos de Rotterdam donde tras varios intentos fallidos de aparcar optamos por introducir el circuito que queríamos hacer en el GPS y así, como si de una autocaravana panorámica se tratase, hicimos un recorrido bastante decente. Este itinerario, nos condujo por la zona sur del centro de la ciudad, devastado por los bombardeos de mayo de 1940. Comenzamos por Witte Huis (Casa Blanca). Uno de los pocos edificios que sobrevivieron. Más adelante encontramos los Kubus-Paalwoningen, obra del arquitecto P.Blom y un curioso ejemplo de arquitectura moderna. Son una serie de apartamentos en forma de cubo. Luego vimos el Het Potlood (El Lápiz) bloque de apartamentos con forma de lápiz y obra del mismo arquitecto. Seguimos por la Station Blaak, situándose a nuestra derecha los numerosos rascacielos de oficinas y giramos en el Museo Marítimo, al final de la calle y que está consagrado a la historia de la navegación. Justo delante de él, se levanta una escultura que conmemora los bombardeos de mayo de 1940, se llama De Verwoeste Stad. A sus pies encontramos De Buffel, un acorazado que fue en su día un buque escuela. Nos hubiese gustado hacer una visita en barco por toda la zona portuaria, pero para eso imprescindible aparcar.

Pusimos rumbo a Delft, famosa por su cerámica blanca y azul y por ser el lugar donde reposan los restos de Guillermo de Orange. Aparcamos a la entrada de la ciudad en un aparcamiento con OLA donde cabía la autocaravana. La vida de la ciudad gira en torno al Markt, plaza en cuyos extremos se alzan el Ayuntamiento, Stadhuis con su torre gótica y el Nieuwe Kerk que es la iglesia donde se encuentra el citado mausoleo. Como cosa curiosa, la tumba de su perro que falleció unos pocos días después de su amo, se encuentra muy cerca de la del rey. Tuvimos la gran suerte que era día de mercado y había puestos de todo tipo. Como era la hora de la comida, nos acercamos a uno de fish &chips y degustamos varias especialidades de bacalao, huevas de pescado, calamares, gambas y arenques ahumados y fritos. De postre nos tomamos unos creps. Estaba todo muy rico.

Por las inmediaciones visitamos varias tiendas dedicadas a vender su cerámica con piezas muy originales. Deambulamos por sus calles, llenas de encanto y finalmente llegamos al Stedelijk Museum Het Prisenhof (Museo de Historia) y el lugar donde el rey Guillermo encontró la muerte por los disparos de un enviado del rey Felipe II.

Por la tarde nos dirigimos hacia La Haya donde solo pudimos ver el Binnenhof, sede del parlamento holandés porque nos fue imposible encontrar un aparcamiento que no tuviese limitada la altura. Debido a este contratiempo decidimos acercarnos hasta Scheveningen que se encuentra en la costa, a 15 minutos del centro de La Haya. Es un viejo pueblo pesquero transformado en balneario en cuya extensa playa se pueden encontrar buenos restaurantes y marisquerías. Al caer la tarde, decidimos que ya era tiempo de buscar un lugar para pernoctar así que cogimos la A12 en dirección a Gouda donde nos dirigimos hacia el parking Klein América (N 52º0’44’’/E 4º42’56’’), que tiene todos los servicios para las autocaravanas y además está en el centro del pueblo. No se podía pedir más. Después de ducharnos y cenar nos dimos un paseo por el pueblo, cuna del famoso queso Gouda. El mercado del queso, sólo se celebra los miércoles en la enorme plaza de Stadhuis así que nos sería imposible verlo.

Día 6: Gouda – Leiden – Keukenhof – Ámsterdan
 

Detalles
Tras el desayuno compramos unos quesos de Gouda en Gouda aunque luego los puedes encontrar en cualquier sitio y emprendimos la ruta hacia Leiden. Aparcamos en un parking al lado del molino (N 52º09’60’’/E 4º29’14’’)

Leiden es famosa por su universidad, la más antigua del país. Rembrandt también nació aquí en 1606. A lo largo de sus numerosos canales podemos ver casas aristocráticas, testigos de su esplendor pasado.

Leiden vista desde los canales (en realidad es el rio Rin)

Leiden vista desde los canales (en realidad es el rio Rin)
Teníamos la intención de visitar los campos de bulbos conocidos como el Bollenstreek, una extensión de 30 km entre Haarlem y Leiden, pero solo florecen desde marzo a mayo, así que ya estábamos fuera de temporada y solo pudimos ver los invernaderos de otras plantas. En el parque de Keukenhof, de 32 hectáreas, hay plantados 6 millones de bulbos de narcisos, tulipanes y jacintos.

Por la tarde nos dirigimos hacia Ámsterdam donde llegamos caída la tarde. Nos dirigimos hacia un Parking con área para autocaravanas y servicios, donde se puede pernoctar y está vigilado. Su situación es parking P+R 4 (Latitud: 52.33629 Longitud: 4.861002) un sitio muy recomendable y por 4 euros tienes derecho a un ticket de tranvía ida y vuelta. Rápidamente nos dirigimos hacia Ámsterdam para hacer una primera aproximación.

La parte antigua de la ciudad se conoce como Oude Zijde y ocupa una estrecha franja a la orilla este del Amstel. En su corazón se levanta el Oude Ker, que ha pasado de vieja iglesia a basílica de nave única. Este barrio fue un importante asentamiento de judíos y tiene cuatro sinagogas. A su alrededor se concentra el barrio rojo, una de las imágenes que definen el Ámsterdam moderno. La zona está llena de gente que deambula arriba y abajo y el ambiente huele a marihuana. Vemos algún escaparate con sus luces rojas y poco más.

Tocaba retirada y nos cogimos el tranvía de regreso al parking.

Día 7: Ámsterdam
 

Detalles
Al día siguiente comenzamos por el Niuwe Zijde, situada en el oeste de Ámsterdam medieval era la parte nueva y que junto con la parte vieja formaban el núcleo del antiguo asentamiento marítimo. Comenzamos en la plaza del Dam presidida por el Koninllijk Paleis, antigua sede del ayuntamiento que es utilizado en ocasiones por la casa real en actos oficiales. Frente a ella se encuentra la Nieuwe Kerk que es la segunda iglesia parroquial de Ámsterdam al quedarse insuficiente la vieja debido al crecimiento de la población.

Comemos en un restaurante Vietnamita donde la comida resultó abundante y deliciosa. Tras la comida, nos cogimos un barquito turístico cerca del canal de Amstel y tuvimos otra visión de la ciudad y de sus canales. Nos gustó mucho.

Dirigimos nuestros pasos más hacia el oeste y encontramos el barrio de Grachtengordel, habilitado para los trabajadores cuyas fábricas debían situarse fuera del centro. Posteriormente, las clases burguesas comenzaron a edificar sus casas en la zona, entre ellas la casa Bartolotti. Paseando por sus canales y puentes, llegamos al museo de Anne Frank en la casa donde se ocultó durante la II Guerra Mundial. Ya nos habían dicho que las colas eran kilométricas pero ahora lo comprobamos in situ.

Día 8: Alkmaar – Zaanse Schans – Marken
 

Alkmaar
Nos adentramos en la provincia de Nord Holland, donde el paisaje seguía siendo llano con sus canales, molinos y vacas pastando. Todo ello salpicado con alegres pueblos. Por fin era viernes y era nuestra última oportunidad de ver el mercado del queso en directo, que solo se celebra por las mañanas de abril a septiembre. Así que pusimos rumbo hacia Alkmaar.

El día estaba bastante encapotado así que sacamos los chubasqueros. Pudimos aparcar en la calle junto a otra autocaravana que nos dio la idea, ya sabéis, el efecto llamada. Era una zona OLA y sacamos nuestro ticket por dos horas. Como el día no mejoraba, también sacamos los paraguas. Cruzamos un puente y ya estábamos en pleno centro. Tras un breve paseo por sus calles, no tardamos en encontrar el mercado o Kaasmarkt.

Tuvieron que tapar los puestos con plásticos, pues la lluvia había ido in crescendo y ahora parecía que la tiraban con calderos. Las grandes ruedas de queso llegaban en barcazas y eran descargadas por cuatro grupos de siete mozos del gremio, vestidos de blanco y con sombreros de distintos colores, según a que grupo gremial perteneciesen. Luego, el queso era trasladado en andas hasta el Waaggebouw (almacén público) para pesarlo. Tras la degustación, el queso se subastaba por handjeklap, sistema por el cual los vendedores chocaban las palmas entre sí.

Día 9: Marken – Volendam – Edam
 

Marken
Marken es un antiguo pueblo pesquero con casas de madera erigidas sobre montículos de tierra y pilotes que las protegen de las inundaciones. Fue una isla pero actualmente se encuentra unida a tierra firme por carretera. El paseo por sus calles y sus simpáticos habitantes nos alegraron la mañana. El camarero del restaurante del puerto hablaba en español, así que no hizo falta usar el inglés. El pueblo es de cuento y parece que se ha detenido el tiempo.

Marken

Marken

Día 10: Enkhuizen – Zuiderzeemuseum – Texel
 

Detalles
La llegada fue un poco complicada porque no encontrábamos aparcamiento . Dimos varias vueltas, pero gracias a una simpática pareja de jubilados holandeses, que nos vio en apuros y se acercó a nosotros, para indicarnos como podíamos llegar a la estación del tren y aparcar en sus amplias explanadas. Nos contaron que ellos tenían una autocaravana y solían ir a España de vacaciones en invierno.

Hoy comimos dentro de la autocaravana a la hora de la población local y así pasamos el chaparrón que estaba cayendo en esos momentos resguardados. Aquí los aguaceros pasan rápido, así que no hay que desanimarse nunca.

Tras los cafés, un tímido sol comenzó a brillar y nos aventuramos en el puerto que es uno de los principales de Holanda. El gran número de hermosos edificios que jalonan sus canales evidencian la prosperidad de la que disfrutó durante la Edad de Oro.

La construcción más famosa es el Drommedaris, de 1540, que vigila la entrada del antiguo puerto. Aquí tuvimos la oportunidad de ver como se levantaba el puente para dar paso a un velero. Todo en un plis plas. Luego nos acercamos a Westerkerk y Zuiderkerk , dos espléndidas iglesias.

Por la tarde, nos encaminamos hacia el Zuiderzeemuseum. Cuando en 1932 se cerró el acceso de sus barcos de pesca al mar del norte por la construcción del dique Afsluitdijk, la economía del pueblo de Enkhuizen quedó arruinada. Hoy disfruta de nuevo de un periodo de prosperidad, gracias a la apertura de este complejo museístico y a la transformación del puerto pesquero en puerto deportivo. Hay un taller de velas, donde se explica este arte, un horno de cal donde se calcinan las conchas extraídas con los dragados y se obtiene el cemento. También te enseñan como se ahumaban los arenques. Se incluye un molino en el que explican la técnica utilizada para la extracción del agua y varias casas reconstruidas traídas desde la isla de Urk.

Drommedaris

Drommedaris

Enkhuizen puerto deportivo

Enkhuizen puerto deportivo
Finalizada la visita nos dirigimos hacia Den Elder que es la base de la marina real holandesa. Allí se encuentra el Marinemuseum. En el exterior se puede ver un acorazado y un submarino que se pueden visitar. Pero nuestro objetivo era llegar a tiempo de coger el ferry que hace la travesía entre Den Elder y Texel. Los servicios son cada hora y el último es a las 21:30.Pagamos 54,60 euros y nos introdujimos en la bodega junto a otras autocaravanas y coches. La travesía dura escasos 20 minutos con lo cual sólo nos dio tiempo a tomar un café rápido en la cafetería y corriendo a la autocaravana para iniciar el desembarco.

TESO-Ferry

TESO-Ferry

Día 11: Texel
 

Detalles
Las islas Frisias Occidentales, son un conjunto de cinco grandes islas y algún banco de arena formando una barrera que protege el norte del país de las turbulentas aguas del mar del norte. De ellas Texel es la más importante. Algunas están deshabitadas. En el S. XIX se dedicaron a la pesca de la ballena y hoy son un reducto para la observación de las aves y de las focas. La isla de Texel se encuentra protegida por diques y por muros de turba a lo largo de su costa oriental.

Nos quedamos todo el día recorriendo sus dunas y marismas. Paseamos por la playa y comprobamos lo frías que están las aguas del mar del norte (Peor que el cantábrico).

El Waddenzee es una zona de marismas cuya arena queda al descubierto cuando baja la marea y desaparece cuando esta sube. Es el último reducto de naturaleza virgen en Holanda. Es un ecosistema donde se crían gran cantidad de aves, peces y focas debido a su riqueza en nutrientes y crustáceos.

Waddenzee

Waddenzee
Con el plano que nos dieron en el ferry, recorrimos la isla y fuimos viendo las granjas y las extensas plantaciones de patatas a ambos lados de la carretera.Ya en el extremo norte de la isla, llegamos hasta De Cocksdorp, donde estuvimos paseando por la playa y pudimos ver su emblemático faro rojo.

De Cocksdorp

De Cocksdorp

De Slufter

De Slufter
Luego cruzamos hacia la zona de dunas De Slufter , que es una extensa zona de marismas de 450 hectáreas donde se crían numerosas aves.También tiene una zona de dunas de gran belleza donde había mucha gente paseando por la orilla y los más osados se estaban bañando.

Seguimos por la costa visitando las playas y más tarde nos dirigimos hacia Den Koog, un antiguo pueblo de pescadores, con un par de calles muy turísticas, con tiendas de souvenirs y restaurantes. Posteriormente nos acercamos a Den Burg que es la población más grande y se encuentra fortificada. Se halla en medio de un parque natural que lleva su mismo nombre y ya al caer la tarde, pusimos rumbo a Den Hoorn, pintoresco pueblecito rodeado de extensos arenales. Allí encontramos un aparcamiento a la entrada del pueblo, junto a la iglesia de Hervormde Kerk con su campanario apuntado y su camposanto (los vecinos más silenciosos que puedas encontrar). Como no había ninguna señal que indicase que no se podía aparcar, nos decidimos a cenar y pasar allí la noche.

Den Hoorn

Den Hoorn

Día 12: Texel – Dique Afsluitdijk – Giethoorn
 

Detalles
Tras el descanso nocturno, cogimos el primer ferry que salía hacia el continente que era a las 7:00. Tras 20 minutos de travesía estábamos de nuevo en tierra firme y pusimos rumbo hacia el Den Oever punto de partida del gran dique de Afsluitdijk. Tiene 30 Km de longitud y se puede cruzar por la A7. Al cruzarlo te encuentras con el mar a ambos lados. En su inicio, tiene un puente giratorio en lugar de los levadizos que habíamos visto hasta ahora, que es accionado y vemos como pasan más de 20 veleros de todos los tamaños. Las vistas son magníficas y a lo lejos se divisan las Islas Frisias.

Tras dos horas de viaje, llegamos a Giethoorn, en la región de Overijssel, uno de los pueblos más bonitos de Holanda gracias a sus pintorescos canales. El pueblo se explora fácilmente en bicicleta o en sus barquitos eléctricos que surcan sus canales y lagos.

Giethoorn

Giethoorn barcos

Giethoorn

Giethoorn puente
Aparcamos a la entrada del pueblo en el Parking N 52º43’17’’/E 6º05’11’’.

Ya era el momento de planificar el retorno porque nos quedaban muchos kilómetros por delante. Cruzamos Bélgica sin parar en Lovaina, como era nuestra intención y siguiendo por la autovía, continuamos hacia un área de servicio próximo a París donde pasamos la noche e hicimos los cambios de aguas.

Día 13: Paris – Chambord – Santander
 

Detalles
Nos levantamos pronto por aquello del que madruga…. Pero muchos parisinos habían pensado lo mismo y tardamos 2 horas en atravesar la autopista que circunda París. Luego nos dirigimos hacia el castillo de Chambord que nos quedaba de camino.

Por fin, tras una larga travesía por el bosque de Boulogne se presentó ante nuestros ojos Le Chateau de Chambord, su aspecto era grandioso. Es la residencia mayor del Loira, fruto del ingenio de Francisco I, empezó siendo un pabellón de caza dentro del Bois de Boulogne. En 1519 se derruyó y se comenzó su construcción en la que se cree que intervino Leonardo da Vinci en su diseño. Las obras prosiguieron durante el reinado de Enrique II siendo completado por LuisXIV. En su construcción participaron 1800 personas y tiene 440 habitaciones. Tiene una original escalinata concebida para que las personas que bajan y suben no puedan verse.

En su patio interior se celebran conciertos de música clásica durante el verano.

En el hall se alquilan tablets con la historia del castillo por 5 euros. La entrada al castillo son 11 euros y el parking otros 11 euros.

El castillo dispone de extensos jardines dentro de los cuales hay una zona de parking para Autocaravanas de Chambord, donde se puede pernoctar con conexiones eléctricas.

Chateau de Chambord

Chateau de Chambord

Chateau de Chambord

Chateau de Chambord interior
Posteriormente ya continuamos por la autopista en dirección a Santander.